La Asamblea de las Naciones Unidas aprobó en 2015 estos 17 desafíos de desarrollo sostenible (ODS), un intento internacional de resolver algunos de los problemas globales más urgentes. En España y América Latina, podemos encontrar muchos emprendedores sociales enfrentándose a estos desafíos, buscando soluciones innovadoras y efectivas. Estos son algunos de ellos:

OBJETIVO 3: SALUDgarantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades

El Emprendedor Social de Ashoka Andrés Martínez contribuyte a resolver este reto con el proyecto EHAS (Enlace Hispano Americano de Salud), que adapta tecnologías de telecomunicación para llevar sistemas de salud pública a las zonas rurales más remotas de varios países en desarrollo. Para ello emplean redes inalámbricas de larga distancia que permiten una comunicación continua entre personal auxiliar y médicos profesionales, mejorando la calidad de la atención a los pacientes y reduciendo sus costes.

Dentro de este objetivo de la ONU está el reto de reducir la tasa mundial de mortalidad materna a menos de 70 por cada 100.000 nacidos vivos en 2030. Una de las iniciativas de este emprendedor social, Embarazo Saludable, se centra en mujeres embarazadas en zonas remotas de Guatemala, donde por cada 100.000 niños y niñas que nacen mueren hasta 210 mujeres y casi 2.000 bebés. El proyecto consiste en proporcionar a los equipos médicos una mochila que incluye un ecógrafo portátil alimentado con un panel solar plegable y un sistema de análisis sanguíneos utilizando tiras reactivas rápidas y económicas, adecuadas para las zonas más remotas. En una primera fase de prueba a 1.000 mujeres embarazadas en Guatemala, la mortalidad maternal se redujo a cero, y la neonatal en un 65%.

El proyecto de Andrés Martínez busca llevar sistemas de salud pública a las zonas rurales más remotas de varios países en desarrollo.

 

OBJETIVO 4: EDUCACIÓN – garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad. y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos

Una educación de calidad es la base para mejorar la vida de las personas y asegurar desarrollo sostenible.

Según cifras del Ministerio de Educación, el 40% del abandono escolar se debe a la dislexia.
El 10% de la población sufre de esta dificultad de aprendizaje, conocida también como «trastorn oculto» por ser muy difícil de detectar.
La manera más frecuente de diagnosticarla era por el bajo rendimiento escolar, pero Luz Rello – Emprendedora Social de la Red Impulsores del Cambio –  lleva seis años analizando y perfeccionando Dytective, una aplicación para tabletas, presentada en 2016, que integra por primera vez en un test de juegos lingüísticos y de atención con inteligencia artificial para la detección temprana de riesgo de dislexia, en tan solo 15 minutos y con un 90% de precisión. Con esto, Luz tiene como principal objetivo la reducción global de las tasas de abandono escolar debidas a la dislexia

 

 

OBJETIVO 9: INFRAESTRUCTURAS – construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación

Según la ONU, “desde hace tiempo se reconoce que, para conseguir un incremento de la productividad y de los ingresos y mejoras en los resultados sanitarios y educativos, se necesitan inversiones en infraestructura.”

Camilo Herrera, Emprendedor Social de la Red de Impulsores del Cambio, está apoyando el desarrollo de comunidades en situación de exclusión en Colombia y otros países de América Latina y África mediante la creación de un modelo participativo de instalación colectiva de postes de luz con tecnología solar y acceso a internet.

En 2014, Camilo desarrolló un modelo propio de alumbrado público con luz solar en postes que funciona con baterías de motos. El primer proyecto piloto de “Luz de Noche” se testó en Medellín, donde se instalaron 10 postes, y posteriormente, se amplió a 90 postes en el departamento de la Guajira beneficiando a más de 830 niños Wayuu del internado indígena de Siapana.

A día de hoy, este proyecto ha traspasado fronteras y se encuentra en numerosos países de América Latina y de África y prevee seguir ampliando su impacto.

 

OBJETIVO 12: PRODUCCIÓN Y CONSUMO RESPONSABLE – garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

¡La Colmena Que Dice Sí! es una iniciativa de consumo que facilita el contacto directo entre productores locales y comunidades de consumidores, llamadas Colmenas. El modelo nació en Francia hace 4 años, de la mano de Guilhem Chéron, Emprendedor Social de Ashoka, con el doble objetivo de apoyar una agricultura local y sostenible y ofrecer alimentos de calidad sin intermediarios. Para los consumidores, es un sistema accesible de compra online, con el valor añadido de conocer a los productores el día de la distribución, que tiene lugar una vez a la semana en un punto determinado de la ciudad.

Además, cualquier persona puede crear una Colmena en su barrio o pueblo, dedicándole unas horas a la semana. Este se convierte en el Responsable de Colmena y con su trabajo, por el que obtiene un ingreso complementario del 8,35% de las ventas, tiene un impacto positivo en la economía de su región.

En España hay unas 90 colmenas, repartidas por varias Comunidades Autónomas. El modelo sigue replicándose a nivel europeo, con 60.000 pedidos al mes, 4.000 productores y más de 900 Colmenas existentes o en construcción en Francia, España, Bélgica, Italia, Alemania y el Reino Unido.

Con un objetivo parecido nace Restauramar, de la mano del emprendedor social gallego Antonio García Allut, un sistema de comercialización que involucra a los ciudadanos y a los profesionales de la restauración en el compromiso de mantener vivos los mares, formando una red de restaurantes que se comprometen a adquirir productos pesqueros a proveedores certificados y recomendados por la Fundación Lonxanet, asegurándose así el origen y la trazabilidad de los alimentos que los clientes encuentran en sus platos.

 

OBJETIVO 14: OCÉANOS – conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible

Tradicionalmente, la responsabilidad de la conservación marina ha recaído casi siempre en organizaciones no gubernamentales o sin ánimo de lucro. El emprendedor social Ricardo Sagarminaga está transformando este concepto, involucrando a los pescadores y otros actores en todos los aspectos de la conservación de la biodiversidad marina, convirtiendo tanto a pescadores artesanales como grandes empresas pesqueras en protagonistas de la investigación marina (¿quién mejor que los propios pescadoras para recopilar datos y conocer más a fondo los mares que ellos mismos trabajan?).

El 7% de la producción pesquera global proviene de España, y SeaBioneers, la organización creada por este emprendedor social, quiere aprovechar este posicionamiento para trabajar con la industria pesquera, empresas y pescadores para el desarrollo de proyectos de conservación e investigación, utilizando nuevas tecnologías para garantizar un mayor conocimiento, y por tanto una mejor gestión de los recursos marinos. Por ejemplo, gracias a la estrategia de Ricardo se han reducido en más de un 95% las capturas accidentales de tortugas desde 2008

 

OBJETIVO 15: MEDIO AMBIENTE – proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, de los bosques, combatir y revertir la desertificación, la degradación de la tierra y la pérdida de biodiversidad

Más de 4,7 millones de hectáreas de los bosques de España fueron desamortizados a finales del siglo XVIII, y en consecuencia son habituales los denominados “Montes del Común” o “Montes de la Sociedad de Vecinos”, cuyo titular es en muchos casos un colectivo de, a veces, varios centenares de personas físicas y/o jurídicas, propietarios de un pequeño porcentaje del monte. Pedro Medrano ha promovido una nueva figura jurídica (las Juntas Gestoras, reconocidas legalmente desde 2003) que permite gestionar esos montes y que contribuye al acercamiento de la sociedad a sus espacios rurales.

Con este nuevo modelo de gestión, encuentra y aprovecha bosques “abandonados” para vincularlos a personas y comunidades, y hacer de ellos una fuente de riqueza cultural y natural, ofreciendo oportunidades de negocio sostenibles como la apicultura, la micología, servicios de educación medioambiental y un sinfín de propuestas rurales.

Únicamente en la provincia de Soria, la cifra de interesados es superior a 120.000 personas. Personas que a veces ni sabían ser propietarios de un terreno rural, y que una vez reconocidos, no saben cómo aprovecharlo de manera sostenible y ecológica. Montes de Socios se convierte en ese enlace entre la comunidad y los bosques, proponiendo opciones de gestión para asegurar el renacimiento de estas tierras. La iniciativa fue reconocida como Best Practice por las Naciones Unidas, y hoy es una de las soluciones para el objetivo 15 de las ODS de “velar por la conservación, el restablecimiento y el uso sostenible de los ecosistemas terrestres” antes del 2020.

 

Este artículo es una adaptación del artículo original de Ashoka en Planeta Futuro (enero 2016).